miércoles, 25 de noviembre de 2009

Haikus en litografia




¿perlas? rocio
saltamontes no lo
hagas añicos


pasa de largo
la primera luciernaga
ni me ha mirado


cuervo del campo
perdido entre las hojas
del mismo platano

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Encuentro temporal


Encuentro temporal
10 Litografías a partir de Haikus de Kobayashi Issa
En el taller de litografía del maestro Rubén Maya, estoy desarrollando este proyecto “Encuentro temporal” en el que dos personajes que vivieron en la misma época, en regiones opuestas del mundo se unen para producir una serie de estampas. Alois Senefelder (Praga 1771-1834) vivió 63 años. Escritor, músico, inventor de la Litografía. Kobayashi Issa (Kashiwabara 1763-1827) vivió 64 años. Poeta, su obra sencilla con sentido del humor esta dedicada a los pequeños seres de la naturaleza.
El Haiku es una forma poética minima japonesa de 17 silabas divididas en 3 líneas de 5, 7,5 silabas, que surge a partir de la observación, introspección y la ejecución. Con influencia del budismo Zen es como la misma iluminación del profeta. El Haiku no dice, intuye, sugiere. Como dice Orlando González en el prólogo de “Hoja de viaje”, antología poética de Issa: “El Haiku logra reflejar ese aire de frase inacabada, abierta a punto de evaporarse.”
[1]
En relación a la litografía John Barnicoat en el libro “Los Carteles su historia y su lenguaje” describe que la mayor aportación del cartelista Jules Cheret consistió en que al dibujar directamente sobre la piedra, devolvió a la litografía ese carácter de medio directo de creación.[2]
En estos dos conceptos encuentro un paralelismo: Observación-introspección y ejecución de la pieza, considerando que la ejecución directa sobre la piedra litográfica, de manera espontánea puede darme elementos de la libertad propia del haiku.
Proceso de trabajo
Seleccione de diez haikus de Issa, con un criterio simple de gusto personal, en
los que el personaje principal es siempre un animal; Solo hago un apunte del protagonista que me sirve de referencia, sin un plan previo de composición y sin invertir el apunte o boceto, dibujo los elementos complementarios a la imagen directo, espontáneamente, sobre la piedra. La idea de no invertir el boceto tiene la intención de que la composición no tenga la estructura de la lectura visual de derecha a izquierda y de arriba abajo, propia de occidente. En la ejecución se enfatiza la valoración tonal como medio expresivo y directamente intrínseco a la técnica.
Otro elemento considerado en la producción de la obra es El Haiga: “Literalmente pinturas de haikus. Realizadas en el mismo sentido o inspiración que dieron lugar a los poemas”
[3] Yukki Yaura. El Haiga a la tinta implica además trabajar con una sola tinta el negro.
Mi forma de trabajo es excesivamente metódica y concluye con obras generalmente barrocas, abarrotadas, con un dibujo muy cuidado y un plan de composición que prevé una lectura visual por parte del espectador. En este caso quiero trabajar la espontaneidad, lo casual, el dibujo directo sobre la piedra, sin contar con demasiado trabajo previo. También para producción de esta serie he tomado en cuenta el concepto de la fragmentación de la realidad, que es base del arte japonés.
[4]
· [1] Issa, Kobayashi. Hoja de viaje. Selección, versión y prólogo de Orlando González Esteva. España. Pre-textos, poesía, 2003.

·
[2] Barnicoat, John. Los carteles su historia y su lenguaje. España. G.G., 2003.

·
[3] Yaura, Yukki. Haga Haikus ilustrados. Madrid. Editorial Hiperión, 2007.

[4]

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Siligrafía




Del ensayo (error, error, a veces acierto) al conocimiento técnico.
En mi trabajo como diseñador gráfico e ilustrador soy metódico en el proceso, escrupuloso con los procedimientos, cuidadoso en la ejecución.
En la Maestría y básicamente en los talleres de grabado, el de Experimentación Gráfica y el de Litografía, me he permitido trabajar libremente, es decir sin planeación, tratando de entender los procesos técnicos y aplicarlos a proyectos de ilustración, parte medular de mi investigación y proyecto de tesis.
En el taller de Alejandro Pérez Cruz, he llevado la Siligrafía a la ilustración, como forma de un terminado de la pieza. Creando fondos con Acrílico e imprimiendo sobre esos fondos, la placa en negro. Posteriormente aun puedo retocar y seguir trabajando la pieza con Acrílicos.
El registro lo creo a partir de una primera prueba de impresión de la que hago un boceto a línea, que transfiero a una cartulina de arte, sobre la que trabajo las áreas de color y texturas con pinturas acrílicas.